sábado, 18 de enero de 2014

Bolso y Jabón...

No hay duda que el modelo de este bolso ha tenido éxito entre la familia. Es el segundo que mi sobrina Agustina se ha trabajado, y además así de bien. Cómo me gusta que empiecen a darle a la aguja, cuando les queda un poquito de tiempo. El modelo es uno de los muchos que tiene el diseñador Gerard Darel.
 Creo que nos estamos aficionando demasiado en esto de hacer jabón, pero cuando ves que te van saliendo bien, y estupendos para utilizar, no puedes por menos de seguir haciendo.
Este es muy sencillo, Cava previamente congelado, aceite de oliva, un poquito de cera de abeja, y yogur griego en la traza.
El resultado es; fresco, cremoso, (...) una delicia para los sentidos!!!!!

A disfrutar del finde!! aunque el tiempo este revuelto.

jueves, 9 de enero de 2014

Un Pupurrí de trabajos...

Últimamente andamos un poco desaparecidas, pero no voy a poner disculpas. Las ideas son muchas y el tiempo se hace cada vez más escaso, o será que ya no nos cunde tanto, o que ponemos las manos en demasiados sitios y nos pasa aquello de que; el que mucho abarca poco aprieta. 
Pero algo vamos haciendo, aunque en este caso, la que más ha trabajado ha sido Viges.
Viges se ha esmerado en esta mochila para su ahijada, la pequeña-grande Cristina.
Muy parecida a otras que hicimos anteriores pero con detalles distintos, como el cierre de la solapa, más seguro y sin peligro que se abra al coger peso. 
Y también la socorrida valisette, otro regalito que creo ha ido lejos.
Viges sigue perfeccionando zapatillas de ganchillo. Estas con una lana monísima y aprovechando las suelas de unas bailarinas ya desechadas .
 ¡¡Ay!! esto se lo ha trabajado para nosotras. Dos cestitas muy sencillas para que cuando nuestra gente llega a casa suelten la arrapea de llaves que llevan encima, y que las tiran encima del primer mueble que encuentran llenandolo de arañazos...Ahora falta saber si la van a encontrar y encestan con puntería.
Y como también nos hemos enredado en hacer jabones, autenticamente artesanos, unas cestitas con diferentes telas para colocar tres o cuatro jabones diferentes. Unos regalitos ideales para estas fiestas.
Bueno aquí nuestra hermana Emilia se ha entretenido en hacer falda y vestido de ganchillo para su nieta cristina. Tendríais que verla pidiendole a la abuela: "más corta, más corta...!! como quieres que vaya abuela...??" 
¡Ay esta abuela! a veces piensa que la decencia se mide por el largo de la falda. Estuvieron un rato para ponerse de acuerdo. A la madre y las tías nos sirvió para reírnos un rato.
Y ya para el final unas cuantas pulseras. A veces también matamos el tiempo con algo de bisutería.
La negra no es de mi cosecha, me sirvió de modelo.
Qué disfrutéis.

miércoles, 8 de enero de 2014

Las tijeras de Sira... El tiempo Entre Costuras.

Hay que ver lo que nos ha dado de sí la novela; El Tiempo Entre Costura.
Arrastradas por el título, en un principio soñamos que nuestro mundo podía estar reflejado en esta novela que, sin duda alguna,  va mucho más allá.
Historias habrá para contar detrás de cada modistilla, pero en esta novela se refleja la habilidad y buen hacer de ese mundo, centrado en una época seguramente de las más brillantes de la moda y donde los años convulsos de  guerras, destapan las acciones de espionaje, siendo la protagonista una aprendiz a modista que a golpe de sobresaltos, consigue llegar no solo a tener el taller de costura más codiciado por las señoras de la alta sociedad de la época, también a escalar en esa sociedad y ser una pieza clave como espía para las decisiones que se habían de tomar en Europa durante la segunda guerra mundial .
Mucho condimento en una novela muy bien ambientada donde no falta detalle y que se ha llevado al cine a través de una serie de Antena3. Hay que reconocer que todo el valor que encierra el libro se ha llevado a la pantalla de forma exquisita. El despliegue de medios para que la ambientación sea tal como se describe nos ha enganchado  a la pantalla, disfrutando de cada detalle y lugar perfectamente representados.
Ciudades, calles, casas, residencias, hoteles y hasta el café más sencillo,  con todo lo que estos espacios encierran y las vidas que en ellas se mueven, nos lo han metido por los ojos,  envuelto en una adaptación sin igual.
Nos podemos quedar con muchas cosas de las que vemos en la serie. Hay para disfrutar de cada detalle. A las que nos gusta la costura en general, el desfile de modelos que luce la protagonista es, para tirarte de espalda. Como he dicho antes, la época es de las más brillantes y sigue siendo un referente para los grandes modistos.
Pero además las blogueras nos hemos quedado con un detalle… las tijeras que se cuelga al cuello, Sira, la protagonista. Las famosas   Tijeras Chatelaine.
Alguna vez habíamos visto estas tijeras y sin duda el modelo nos llevaba a otras épocas. Pero nunca reparé, en el por qué, de  ese nombre.
En los siglos XVIII y XIX se utilizaba mucho el Chatelaine, un broche ornamental colgado de la cintura donde en un principio se colgaban llaves y más tarde las señoras empezaron a colgar los utensilios propios de de su profesión. Las modistas colgaban tijeras dedal, lápiz, libreta, reglas…  a lo largo de los años esto se ha ido adaptando a las necesidades de los tiempos y hoy han quedado en artilugios ornamentales.
El caso es que hemos buscado las tijeras y las hemos encontrado en una página inglesa

Como suele ocurrir siempre, después he visto que en Dechado, una mercería de Madrid también tienen. Pero claro hay que vivir en Madrid. Es lo que tiene vivir al otro lado del charco…
Bueno un artilugio más en nuestra habitación de costura... para que luego nuestros hijos lo vendan en un mercadillo.
Nos vemos pronto, tenemos algunas cositas para mostrar.

Páginas vistas en total