jueves, 28 de agosto de 2014

Venta del libro EL PAN DE LOS POBRES

Manuel Pablos

María Calzada












Ha llegado la hora de presentar aquí,en este espacio donde comparto otras inquietudes, este libro de relatos. Relatos escritos con Manuel Pablos que ya ha publicado otros libros, también de poesías, donde ha ganado varios premios. 
En este libro encontrareis, historias entrañables, suscritas en una época en que este país se recuperaba de una guerra. Relatos de personas que les ha tocado luchar para salir de la miseria, el miedo, y la oscuridad, ganando poco a poco el camino a la libertad. 

Vivencias de la niñez, donde nuestra memoria y por escasos recuerdos que tengamos, nos llevarán para sentirnos reflejados. 
Es la vida que nuestros abuelos, o padres han intentado contarnos alguna vez para dejar constancias de lo que a muchos de nuestros familiares les tocó vivir. 
Es parte de la esencia de nuestro pasado, que no debemos olvidar. Hay cosas que no se pueden volver a repetir.

En este libro se resalta la vida dura de la gente pobre, de una gente de la que pocos han querido escribir, y lo hacemos de forma sencilla, a veces bajo la visión de nuestra niñez, otras con el conocimiento que nos da el ser adultos, y haber vivido de cerca algunas de estas historias.

Este libro también es solidario. De cada libro, tres €uros son para la asociación de Sentimientos De Cristal Asoc.

A quien le interese puede conseguir el libro, mandándome un mensaje a este correo entrebastidores.maria@gmail.com y dejando la dirección para que se lo pueda enviar contra reembolso, sin gastos de envío. El precio del libro EL PAN DE LOS POBRES es de 15€uros.

Tambien se puede conseguir a través de la editorial AGALIR EDICCIONES SOLIDARIAS por el mismo precio y sin gastos de envío.
Cartel anunciando la presentación
 Y si tienes curiosidad y un  poco más de tiempo, puedes ver un apunte en video, (breve) sobre lo que fue la presentación del libro.
video

miércoles, 9 de julio de 2014

Mantel para altar de Lagartera.

Por fin después de muchas horas de idear como le daría forma a este trabajo hemos llegado a su fin. Y digo hemos, porque las vainicas han sido a cargo de Viges que es más su especialidad.
Generalmente hacemos trabajos que si no fuera por el blog, se nos olvidaría de que han formado parte de nuestras labores, porque al final han sido muchas las que han pasado por nuestras manos. Otras, como es este caso, será difícil de olvidarlas, porque el resultado y todo lo que hay detrás han marcado de forma especial el tiempo empleado y al final el resultado, que es lo más importante. Este ha cumplido con creces nuestras expectativas.
Cuando termino un trabajo, siempre se viene a mi memoria las palabras que solía decir mi hermana Fermi; “No hay mayor satisfacción que ver un trabajo terminado y bien hecho”. Esto se lo marcaba a fuego en su cabeza para olvidar los malos ratos que en ocasiones pasaba para sacar ciertos bordados adelante, con menos herramientas de las que yo tengo, y conseguía que fueran espectaculares.
Pues bien, con este bordado y el anterior que he hecho para un encargo que me hizo Isabel Gil, a mi me está pasando lo que a mi hermana. Pocas veces estoy satisfecha al cien por cien del resultado final, pero en esta ocasión lo estoy plenamente, a pesar de que la responsabilidad de trabajar para otros me pone a un nivel de exigencia por el que normalmente no quiero pasar. Siempre tengo la sensación de no poder estar a la altura. He sufrido y disfrutado a la vez. He sufrido porque, cada paso por mínimo que fuera, lo he calibrado al máximo, temiendo que si me equivocaba en un bordado continuo como éste,  daría al traste con todo. He disfrutado porque, las dificultades en las labores son niveles a superar y  me animan a seguir y a sobrepasarlas, supongo que es ese juego que da la adrenalina y que te ayuda superar dificultades.
Todas las que nos dedicamos a esto  por placer, sabemos que cuando estamos admirando una labor, hay mucho detrás. Horas de trabajo llenas de dudas, planificando elegir dibujos, digitalizaciones, pelearte con los colores, las telas…)  es la antesala a plasmar toda la idea definitivamente en la tela. Todo esto es un placer que saboreas cada segundo, si es para tí. Cuando no es así, es un sabor agridulce, por temor a que lo que estás haciendo no sea del todo del agrado  de quien lo va a recibir.
En este caso tengo que decir que ha sido un placer hacer este trabajo para  Isabel, ha sido correctísima y comprensiva en todo momento. Sabe como es el tema de los bordados y me ha dado margen para trabajar con tranquilidad, y  confianza, para darme a entender que lo que yo hiciera le gustaría. 
Isabel, me ha encantado tratar contigo y espero que tengamos más oportunidades.
Dicho esto, ya sé que me he alargado, es la primera vez que me cuesta desprenderme de una labor. Supongo que es el mejor síntoma de que me siento satisfecha. Me he encontrado haciéndole tantas fotos… que creo que me resistía a empaquetarla y enviarla a su destino. ¡Ya está de camino! Hacia Alaquas, un pueblo de Valencia con una Iglesia maravillosa (explico aquí) donde lucirán los dos manteles para un altar, en los que he trabajado.

Siento que el texto no esté justificado, pero hoy el Señor Bloguer no me deja. 
Feliz semana
 María Calzada



viernes, 27 de junio de 2014

Próximo libro

Dentro de este video se encierra un poco de esencia de la mucha que habrá en el libro que muy pronto saldrá a la luz.
video
 Manuel Pablos  me ha dado la oportunidad de que mis relatos tengan un espacio en el mismo lugar que los suyos.
Manuel es profesor, ya jubilado, con años de experiencia en el arte de escribir. Su curriculum es extenso y variado. Ha recibido varios premios de poesía. Tiene editado otro libro: Piruetas y la casa de los Mirlos.   

Los dos somos del mismo pueblo y sus vivencias y las mías están resumidas en este libro de relatos para dejar constancia de la vida de nuestros antecesores en una  época ya pasada, donde las necesidades, la opresión y la falta de libertades invadían su vida y espacios llenándolos de tristeza y el sabor amargo de no ser dueños de nada. 

Próximamente...
                                                                                                          

lunes, 19 de mayo de 2014

miércoles, 16 de abril de 2014

Unos cuantos trabajos...

Ültimamente este rincón de labores lo tenemos un poco abandonado pero parece ser que a todo no llegamos.Paradas no estamos pero, quizá no sale todo lo que nos gustaría.
Como la familia es numerosa, nos ayudan a tener labores con valor suficiente para poder verlas. Y así Agustina, la mayor de este clan ha sido más trabajadora y el edredón que se llevó preparado este verano para hacer, ya lo tiene listo.
Y sí he dicho un edredón, aunque tenga el aspecto de una colcha de Patchwork. Unas telitas estampadas combinadas con tela de pantalones vaqueros han tenido este final sencillo pero muy lucido.
Viges hace meses que se entretuvo en hacer estas bolsas y una valissete con el detalle en el bolso de un calado bordado en blanco
Hasta las Islas Canarias se fue, con estas dos bolsas plegables. Cómodas para llevar en el bolso en caso de compras imprevistas.
Con la fotografía estampada de dos niñas guapas para que la abuela no las olvide.
Sencilla de doblar...
...Y queda como una pequeña cartera.
La siguiente bolsa, con una dama antigua  estampada.



Felices vacaciones de Pascua!!







Basíñica de Santa María de Cracovia

miércoles, 19 de marzo de 2014

Mantel para altar

Aprovechando que he terminado un trabajo interesante y bastante grande voy a explicar cómo se realiza el trabajo de richeliu con estas maquinas automáticas??
Para mí son mitad maquinas de coser o bordar y la otra mitad son auténticos ordenadores.
Por esto no tenemos más remedio que adaptarnos a ellas y reconocer que la vieja forma de bordar, con las maquinas a pedal, que a mí me encanta, ya va quedando para el recuerdo,  y reconocer que esta nueva forma alcanza la perfección en el bordado a poco que se preste atención en cómo se tiene que hacer.
Como en todo se necesita paciencia y tiempo. En las labores las prisas no son buenas. Hay que poner ganas y mimar lo que tenemos entre las manos.
Este trabajo tiene detrás ilusiones interesantes y seguro que fue por eso que me convencieron para coger el encargo de hacerlo. A pesar de que no faltan las peticiones para ver si hacemos trabajos por encargo, nunca había aceptado.
Esto es un mantel para el altar de una  capilla de la Iglesia de Alaquas, Valencia. Una iglesia preciosa donde estoy segura lucirá precioso.
Está bordado sobre tela de lino con bordado richeliu.
Cuando se hace este tipo de bordado es importante utilizar el estabilizador adecuado. Yo utilizo Avalon Ultra. A simple vista es como un plástico transparente, lo suficiente resistente para poder bordar encima de él. Este estabilizador es idrosoluble, desaparece cuando el bordado se pone en remojo con agua.
A pesar de que el bordado es continuo, no se borda directamente en el mantel. Se bordan motivos individuales que después unimos entre sí, pareciendo que es un dibujo continuo.
El primer paso, es colocar el estabilizador en el bastidor.
Como los bastidores de mi maquina no solo son de plástico , que además son ovalados, me aseguro que el estabilizador quede bien sujeto. Para que no se mueva, por el revés le coloco cinta Adhesiva sobre los bordes.
Sobre el estabilizador, colocamos un trozo de tela planchada y ligeramente almidonada.Una vez dispuesto en la máquina, la mía a través del ordenador, el motivo a bordar, la ponemos en marcha y lo primero que hará será marcar el dibujo con un pespunte y después seguido por un zig zag.
A continuación se para la maquina, sacamos el bastidor y recortamos la tela de los huecos que han de quedar calados con las bridas.
Una vez recortado se coloca bastidor en la maquina y se pone en marcha para que continúe bordando. En esta ocasión ya hará las bridas seguido del festón alrededor de todo el dibujo. 
Fin del motivo bordado.
Para este trabajo han sido Veintiún motivos a bordar.
 Que después se disponen en el lugar donde estén destinados. En este caso al borde de tela de tres metros y medio. Se sujetan con alfileres...
...Y se cosen con un zig zag espeso al resto de la tela.
Terminado este proceso, se pone en remojo la labor. En este caso como era muy grande lo puse en la lavadora con un programa ligero, para que desaparezca el estabilizador.
Al sacarlo de la lavadora se enrolla la labor en toallas durante un rato, para que absorban la humedad. Después se procede al planchado al tiempo que terminamos de secarla.
Aunque parezca mentira para mí es el momento más interesante, pues es cuando ves el resultado del trabajo. Después de la plancha le hice un último planchado en la prensa de planchar, el resultado es espectacular...
Listo para disfrutarlo. Está a punto de llegar a su destino.
He disfrutado un montón haciendo este trabajo y espero que lo disfruten los ojos de todo el que visite la iglesia de Alaquas.
Queda pendiente de hacer otro, en otro estilo de bordado que seguro que también quedará precioso.
María Calzada
Gracias por pasar por aquí.



Páginas vistas en total